instrucciones para componer gregoriano




1. Elige una escala modal o modo (dórico, frigio, lidio o mixolidio). Piensa que cada uno tiene su carácter, su temperamento, una influencia sobre el ánimo de quienes los ecuchan. Adam de Fulda (s. XV) resume la influencia sobre el ser humano de los ocho modos eclesiásticos: 

El primero es para todos;

Pero el segundo es propio de los tristes;

El tercero es airado;

El cuarto resalta por su blandura;

El quinto produce alegría;

El sexto es para los de piedad probada;

El séptimo es propio de los jóvenes;

Pero el octavo es el de los sabios.

Existe una curiosa anécdota sobre Pitágoras, quien supuestamente evitó que un joven, en un arranque de celos, prendiera fuego a su prometida y a su amante tocando una melodía en un modo que apaciguó su espíritu. 


2. Escribe sobre estos textos en latín: “Agnus Dei qui tollis peccata mundi miserere nobis" o "Aleluya".

3. Utiliza sólo las seis o siete primeras notas del modo, ya que su ámbito melódico es pequeño. 

4. Confecciona una melodía plana (haz un canto llano) sin grandes saltos interválicos (por grados conjuntos). Su perfil melódico será como una ola.

5. Emplea la primera nota del modo elegido como última nota del canto.

6. Haz un canto silábico para el primer texto, el del Agnus Dei, y uno melismático para el segundo, el Aleluya. Emplea la quinta nota del modo para la sílaba "di" del primer texto. Una melodía es como una excursión. Se sale y se vuelve a casa, la tónica, y se va a la fuente, la quinta nota o dominante.

7. Utiliza notación cuadrada.

8. Sé anónimo, no escribas tu nombre en la partitura. No eres tú el compositor. Dios mismo te dicta al oído a través de una paloma, el Espíritu Santo, el canto de los textos sagrados. “Quien canta, ora dos veces” (San Agustín dixit).