una flauta mágica freudiana

La flauta mágica es un cuento sobre la lucha del mal contra el bien. Esta es la crítica que hizo el periódico El mundo a la versión "picante" del escenógrafo Neuenfels:
“La necesidad de sorprender con nuevas puestas en escena llevará nuevamente a Hans Neuenfels -sí, el mismo director de la controvertida ópera Idomeneo de la Deusche Oper (en aquella representación, que recibió amenazas islamistas, Neuenfels puso sobre el escenario tres cabezas cortadas: las de Jesuristo, Buda y Mahoma)- a provocar al público con un pene gigante de la flauta mágica que debería ayudar a Tamino a liberar a su adorada Pamina. Las campanillas que las tres damas de la Reina de la Noche entregan a Papageno son tres bolitas de papel plateado con forma de testículos(...) A caballo entre la ópera, el teatro, la danza y el circo, Tamino es un príncipe oriental con rastas; la Reina de la Noche, subida a unos zancos, es un espantapájaros de subyugante voz. (...) La Reina de la Noche, que se arranca senos y brazos en un acto de masoquismo o un Papageno que aparece como eterno frustrado sexual.(...)”

¿Crees que valen todas las adaptaciones de un texto (un libretto)? ¿Crees que es legítima una puesta en escena como la de la Fura dels Baus, en la que los ideales de la Ilustración se llevan a un espacio casi de circo? Yo creo que sí. Pero hay que argumentarlo bien.