la trucha

F. Schubert se fue a las afueras de Viena a disfrutar de unos días de descanso y su anfitrión le pidió que escribiera algo sobre la melodía que había utilizado en un Lied, el llamado La trucha. Este Lied se llama así porque la letra va de una trucha que nada feliz porque lo hace en aguas claras (lo que le permite ver que el pescador la quiere pescar) hasta que éste enturbia el agua, la trucha se hace un lío y pica el anzuelo: "a río revuelto, ganancia de pescadores". Con este tema escribió uno de los movimientos del Quinteto La trucha, en forma de Tema y variaciones. Aquí lo tienes interpretado por unos jovencísimos tañedores que llegaron a ser grandes solistas: