stendhal y heine biógrafos

El profundo filósofo M. Heidegger decía que las biografías no eran importantes para comprender la obra de otros filósofos como él. Con bastante sorna decía de la de Aristóteles: "Aristóteles nació, vivió y murió". Aunque es cierto que las biografías son a menudo el lugar donde se esconden quienes no conocen el lenguaje de la música (seamos francos), no es menos cierto que hay retratos irrenunciables: es el caso de la Vida de Rossini de Stendhal (te recomiendo que entres en  RNE y te descargues de Acompasa2 su lectura con ejemplos musicales) y de las Noches florentinas de H. Heine, de quien te propongo este fragmento para ver si adivinas a qué músico retrata:

"Detrás de él movíase una cara, cuyos rasgos eran los de un jocundo macho cabrío, y unas manos largas, peludas, que pertenecían al parecer a esa cara, se posaban a veces en ayuda del músico sobre las cuerdas del violín con que tocaba. A veces le llevaba también la mano del arco, y entonces una risa de aplauso, que era como un balido, acompañaba a las notas, que borotaban del violín cada vez más dolorosas y sangrientas. Eran notas como el canto de los ángeles caídos..."
La solución: aquí