el genio del frío

Uno de los compositores más exquisitos del Barroco fue Henry Purcell.  Son famosas su Oda a Santa Cecilia (patrona de los músicos), el Aria del genio del frío de la ópera King Arthur (da mucho frío, compruébalo), el Rondeau de Abdelazer y su Música para el funeral de la Reina María. Su ópera más conocida, Dido y Eneas (en la que la reina de Cartago Dido antes de suicidarse canta su lamento con el bajo lamento) posee una duración envidiable para comenzar con esto de la ópera: una hora. La compuso para que la cantaran las niñas de un internado. Digo yo que no tendrían tele... Para óperas cortas, por cierto, Mavra (una ópera buffa de Igor Stravinsky). Dura 25' y en ella se canta así al amor (igualito que Bisbal...).