homenaje al pizzicato

Muchas obras usan al cánido pizzicato, que es un recurso técnico de los instrumentos de cuerda frotada consistente en abandonar el arco y tocar como si fuera de cuerda pulsada (como una guitarra por ejemplo). Aunque probablemente la más famosa obra que usa el pizzicato sea la Pizzicato polka de Johhan Strauss (la podrás escuchar en el Concierto de Año Nuevo dentro de unos días), no es la mejor. Te propongo tres muy diferentes: uno de los movimientos de la  Sinfonía Simple de Bejamin Britten, el movimiento Comme un meccanismo di precisione del Cuarteto nº 2 de Ligeti y el pas de deux del ballet Sylvia de Léo Delibes en esta impresionante versión con "carácter":

el carnaval de los animales


Heinrich Ignaz Biber fue un gran violinista y compositor del Barroco. Posee una de las primeras imitaciones musicales que existen de animales, de manera que se puede decir que hizo su propio Carnaval de los animales (sí, como el famoso de Saint-Saëns) en su Sonata representativa. En ella  se representan un ruiseñor, un cuco, una rana, la gallina y el gallo, una codorniz, un gato,y ¡una danza de mosquetero! Te recomiendo también de Biber las Sonatas del Rosario, que tienen una curiosa característica: el violín no se afina como siempre, sino como indica el compositor (a esto se le denomina scordatura). Para cerrar este capítulo zoológico, El trote del pavo del Divertimento para orquesta de L. Bernstein.

el cocinero del rey sol

Un película estupenda para entrar en el periodo Barroco es Vatel, que retrata la vida de un cocinero que intenta ganarse al rey Luis XIV (el rey sol) durante tres días. Vatel, el maestro de ceremonias y cocinero del evento, diseña la velada con diversos temas, como la Naturaleza o el fuego, con todo el artificio típicamente barroco. La banda sonora de esta simpática película incluye obras de músicos barrocos como Rameau y Haendel. Nos vemos en el blog ofrece la selección de escenas musicales gracias al arte y la artesanía de una profesora de música de secundaria en Albacete:




como una ola

Las barcarolas imitan el movimiento de las olas del mar. La más conocida es la perteneciente a los Cuentos de Hoffman de Jaques Offenbach (la incorpora una escena de La vida  es bella), aunque también han hecho olas musicales compositores españoles (Isaac Albéniz y Enrique Granados). Hablando de olas: por si no la has visto y quieres aprender cómo es posible una ola fascista, la película alemana que se desarrolla en una clase de un instituto La ola:

los pájaros

Olivier Messiaen estaba enamorado del canto de los pájaros. Hizo viajes en los que recolectó los más exóticos para incorporarlos a sus obras. La imitación de los pájaros ha sido una constante en la música desde Janequin a Vivaldi o Messiaen (en el vídeo aparece "cazando" melodías) quien incluyó sus canciones de manera científica y no meramente intuitiva (su mujer hacía registros sonoros de ellas).  Otro genial pájaro es el de fuego de Stravinsky, que te propongo ver en el vídeo. Y si quieres mondarte de risa, no dejes de ver a los violinistas gitanos húngaros rapidísimos tocando el tema Pacsirta y cómo al final del vídeo imitan con sus violines a los pájaros.

gitanas de plastilina

Un asiduo colaborador de este blog me ha enviado esta maravilla de plastilina con uno de los coros de la ópera de Verdi La traviata (Somos gitanas). También te invito a echar un vistazo a la versión del director de cine Franco Zefirelli, que continúa con toreros acróbatas. ¡Menudas juergas se corrían las tísicas decimonónicas extraviadas y sacrificadas pero libres!

villancicos, ensaladas, romances

Los villancicos son canciones navideñas bastante pegadizas y ñoñas, la verdad, pero en algún momento fueron algo distinto. Durante el Renacimiento español el villancico es una composición a varias voces. El Cancionero de Palacio contiene la mayor colección de villancicos que existe. Su forma es muy fácil de entender, ya que se compone de Estribillo y Copla, como todas las canciones de los grupos que suelen escuchar los adolescentes. Otro de los géneros españoles fue la Ensalada, que como su nombre apunta, se trata de una ensalada de géneros distintos. Las más conocidos son los de Mateo Flecha como La justa, El fuego o La bomba. Para cerrar, mi Romance renacentista favorito, "¿Qué es es de ti, desconsolado?", usado en los anuncios del cuarto centenario del Quijote (aquí su letra): 



¿qué son los madrigalismos?


Los madrigales son una forma musical del Renacimiento para voz (acompañada a veces de instrumentos) y basada en un poema de gran calidad literaria (a menudo los madrigalistas se servían de los de Petrarca). Los madrigales poseen "madrigalismos", que consisten en representar o pintar las palabras del texto. ¿Cómo? Cuando el texto dice "ascendiendo" las notas suben, cuando dice "descendiendo" bajan, cuando dice la palabra "arco" las notas se disponen en forma de arco, al decir "solo" se callan todas las voces menos una que se queda sola y al representar la palabra "dormía" o "largo" se usan valores larguísimos (redondas con ligaduras).  Los mejores madrigalistas fueron Monteverdi, MarenzioWeelkes. Para comenzar con los madrigales, te propongo Cefiro torna de Monteverdi (podrás seguir la partitura y descubrir sus madrigalismos).

mahler para angélica

Aunque en nuestro blog ya hemos citado a Gustav Mahler en alguna ocasión, lo cierto es que no le habíamos dedicado todavía una entrada como se merece. El más conocido es sin duda el Mahler sinfónico y el compositor de Lieder (no por casualidad, ya que sólo tiene una obra de música de cámara instrumental, su cuarteto con piano).  El Adagietto de la Quinta Sinfonía es probablemente su pieza más conocida, en parte porque fue utilizada en la película Muerte en Venecia (basada en la obra homónima de Thomas Mann) y que trata de un músico maduro que pierde la cabeza por la belleza de un jovencito. Recomiendo la Primera Sinfonía, Titán, los Kindertotenlieder (las canciones de los niños muertos) y Des knaben Wunderhorn.

música de mobiliario

Eric Satie creó la música de mobiliario, una música que, como el resto de los muebles de una estancia, formara parte del fondo pero no reclamara la atención. Música para no ser escuchada, vaya, pero que fuera útil y decorativa (antes que bella). Lo cierto es que Satie tenía bastante guasa y se pasaba el día ideando títulos como la Sonatina burocrática o los Movimientos en forma de pera. Un documento rarísimo trata de la representación de su ópera Sócrate (sobre el Sócrates de Platón) por la geometría móvil de Alexander Calder, es decir, una ópera en las que el actor es un móvil gigante sobre el escenario ¡en lugar de los cantantes! El  grupo de músicos al que perteneció Satie, Los seis, era también bastante amigo de la broma. Daríus Milhaud, que realizó El buey sobre el tejado (un "cabaret surrealista" con coreografía de otro de los seis, Cocteau) nunca renunció al séptimo sentido. El del humor.

el genio del frío

Uno de los compositores más exquisitos del Barroco fue Henry Purcell.  Son famosas su Oda a Santa Cecilia (patrona de los músicos), el Aria del genio del frío de la ópera King Arthur (da mucho frío, compruébalo), el Rondeau de Abdelazer y su Música para el funeral de la Reina María. Su ópera más conocida, Dido y Eneas (en la que la reina de Cartago Dido antes de suicidarse canta su lamento con el bajo lamento) posee una duración envidiable para comenzar con esto de la ópera: una hora. La compuso para que la cantaran las niñas de un internado. Digo yo que no tendrían tele... Para óperas cortas, por cierto, Mavra (una ópera buffa de Igor Stravinsky). Dura 25' y en ella se canta así al amor (igualito que Bisbal...).

pecados capitales

Los siete pecados capitales es una ballet cantado (una ópera-ballet) de Kurt Weill en la que se hace un repaso musical a la pereza, la soberbia, la ira, la gula, la lujuria, la avaricia y la envidia. Una mujer dividida en los personajes de dos hermanas (que simbolizan el lado bueno y el malo de sí misma) vagan por las calles de siete ciudades de Norteamérica, ora resistiendo, ora sucumbiendo ante el pecado. En los vídeos tienes dos fantásticos prólogos de la obra (el segundo cantado por Teresa Stratas):



la clásica por palmer

Acabo de realizar un descubrimiento sin precedentes. Tony Palmer es un director de cine que ha dedicado gran parte de su filmografía a la música culta. Entre sus tesoros se hallan películas biopics sobre Henry Purcell, Johannes Brahms o Igor Stravinsky y ha filmado numerosas óperas. También tiene excentricidades como Mozart in Japan, un Wagner interpretado por Richard Burton y retratos de intérpretes, la cantante María Callas y el violinista Yehudi Menuhin entre ellos. El trocito de Puccini recogido en el enlace es la bomba (menos mal que no está entero, qué disgusto).